Geomarketing

Optimización en la conquista de mercados a través del Geomarketing

El Geomarketing aporta información para la toma de decisiones de negocio apoyadas en la variable espacial. Nacida de la confluencia del marketing y la geografía permite analizar la situación de un negocio mediante la localización exacta de los clientes, puntos de venta, centros de consumo, sucursales, competencia, etc.; localizándolos sobre un mapa digital o impreso a través de símbolos y colores personalizados.

Las inferencia estadística y predicciones que utiliza USC van más allá del uso tradicional del análisis cualitativo y cuantitativo, pertenecen al análisis llamado "análisis geoespacial“, logrando con ello potenciar el uso de la información que permite a su vez optimizar los recursos para penetrar en los mercados.

Empresas que utilizan Geomarketing

Indudablemente, las empresas que operan en mercados geográficos extensos, son las grandes usuarias de este tipo de soluciones, tales como empresas comerciales, cadenas de distribución, redes de agencias, entidades financieras etc. Dependiendo del nivel de detalle a utilizar, los estudios pueden ser de nivel de micromarketing; utilizando segmentación por rutas, clusters de centros comerciales, colonias, delegaciones, o niveles macro; municipios, comunidades o bien por ciudades, regiones o estados completos.

Podemos lograr información al nivel de detalle que se requiera ya que niveles macro son simples acumulaciones de niveles micro. Está claro que cuanto más nivel de detalle podamos utilizar mejores decisiones de mercado tomaremos.

Beneficios

Entre sus principales beneficios, podemos destacar:

  • Conocer la participación de mercado, por ruta, por colonia, por delegación, por municipio, por ciudad, etc.
  • Conocer el valor de mercado por zonas.
  • Conocer la cobertura que se tiene tanto de su propias marcas como las de la competencia.
  • Conocer el nivel de penetración que se tienen las distintas marcas de nuestra compañía y las de la competencia en cada uno de los negocios dentro de cada zona o territorio.
  • Nos permite realizar análisis por marcas, por productos o por categorías de productos.
  • Diseñar zonas de ventas, rutas de distribución.
  • Un mayor conocimiento de mercados y la habilidad de focalizar esfuerzos en determinados segmentos del mercado.
  • Identificar mercados potenciales, puntos de ventas, oficinas, sucursales, distribuidores, competencia, etc.
  • Determinar el área de influencia para precisar la población a la cual se esta cubriendo.
  • Responder a preguntas como: ¿Es óptima la localización actual de mi negocio? ¿Dónde se podría ubicar una nueva sucursal? ¿Dónde podría abrir un nuevo almacén? ¿Dónde tengo problemas de aceptación de producto con intermediarios o consumidores finales? ¿Dónde requiero una campaña promocional?
  • Análisis del potencial del mercado – domicilios por rango de ingresos.
  • Añadir valor en procesos de marketing directo o de atención al cliente.